1. ELEGIR EL COCHE: Aquí la herramienta más útil es internet, que te permitirá entrar en portales de compra venta, tanto concesionarios especializados como páginas de particulares y elegir el coche que más se adapte a tus gustos. No tengas prisa, porque las opciones son muchas.
  2. ESTADO DEL COCHE ELEGIDO Y DOCUMENTACIÓN: Si la compra la haces tú mismo, deberás viajar hasta Alemania para comprobar que todo esté en perfecto orden y evitar problemas posteriores. Aquí es dónde comienza el ahorro si compras tu coche de importación a través de concesionario especializado, ellos lo verificarán todo por ti.
  3. TRANSPORTAR EL VEHÍCULO A ESPAÑA: Otro trámite del que deberás ocuparte si realizas la compra de coche de forma privada. Tienes dos posibles opciones:
      • Transporte a través de camión tráiler.
      • Conducirlo tú mismo. Deberás obtener matrícula provisional, placas, seguro. Además están los varios peajes, gasto de combustible y las horas al volante, que serán muchas.
  4.  Ya en España, PASAR LA ITV (Inspección Técnica de Vehículos). Necesitarás un Certificado de Conformidad Europeo y la Ficha Técnica Original del vehículo que has comprado.
  5. PAGO DE LOS GASTOS GENERADOS POR LA COMPRA. Te recomendamos que visites nuestro artículo: “Cuanto cuesta matricular un coche”, en el que se detallan todos los gastos generados por la compra de un vehículo de manera muy específica. Lo más importante es:
      • IMPUESTO DE MATRICULACIÓN. Dependerá del valor de vehículo y de las emisiones del CO2. Se paga en Hacienda.
      • IMPUESTO DE TRANSMISIONES PATRIMONIALES. Este impuesto graba las transacciones entre particulares, y varía según la cilindrada del coche, entre el 4 y el 8%, los de mayor potencia.
      • IVA. Este impuesto lo pagarás si compras tu coche en una empresa o concesionario alemán y ya estará incluido en el precio, por lo que solo lo pagas en Alemania. Existen exenciones o reducciones, en función del destino del vehículo o de la situación personal del comprador (por ejemplo, coches oficiales, discapacidades, etc.).
      • IMPUESTO DE CIRCULACIÓN. Depende de la potencia fiscal del vehículo y se abona anualmente en el Ayuntamiento en el que estés empadronado.
      • TASAS DE TRÁFICO. En la Dirección General de Tráfico.
      • PLACAS DE MATRÍCULA. Hablamos de la matrícula definitiva.
      • REVISIONES Y PUESTA A PUNTO DEL COCHE. Aceite, filtros, etc. Cuanto mejor sea el estado del vehículo importado es posible que no tengas que hacer nada.
      • SEGURO. Como para cualquier vehículo, existen múltiples variables que harán que tu seguro tenga un coste u otro. Comparar es la clave.
Coches Alemania 4223
  1. IMPRESO OFICIAL PARA MATRICULACIÓN, en la DGT.
  2. IMPRESO PARA TASA DE TRÁFICO, en la DGT (la tasa siempre cuesta 95,80€).
  3. IDENTIFICACIÓN DEL COMPRADOR. Si eres persona física solo necesitarás el DNI en vigor. Si eres empresa/persona jurídica, necesitas la Tarjeta de Identificación Fiscal de la Sociedad.

En cualquier caso, necesitarás:

      • FACTURA DE COMPRA. Emitida por el vendedor en alemán y en español.
      • FICHA TENICA DEL VEHÍCULO, o documentación original.
      • CERTIFICADO DE CONFORMIDAD EUROPEO. Lo emite la firma o las autoridades competentes alemanas.
      • CONTRATO DE COMPRA-VENTA. Han de figurar claramente los datos de vendedor y comprador, con datos de contacto, y las condiciones de la transacción.
      • LIBRO DE MANTENIMIENTO DEL VEHÍCULO.

Comprar un vehículo importado es más simple de lo que pueda parecer. Todo dependerá del tiempo del que dispongas. Recuerda que puedes solicitar ayuda profesional especializada que no supondrá ningún incremento en el precio final, al contrario, comprarás el mismo coche a menor precio y sin moverte de la silla. Te sobran razones para consultarnos.